Si necesita ayuda, tenemos una lista de preguntas frecuentes y respuestas. Nos esforzamos por ofrecerle la mejor experiencia terapéutica posible. Haga clic en una pregunta a continuación para ver la respuesta.

 

 

“La hipnosis clínica es una herramienta no farmacológica para el manejo del dolor en el trabajo de parto.”

“Cuando realmente se tiene voluntad de dejar de fumar, la utilización de la hipnosis es una buena alternativa, ya que sin duda es el tratamiento más efectivo porque trabaja directamente en la zona que origina esa necesidad de fumar (el subconsciente), reprogramando esos malos hábitos que van en contra de un estilo de vida saludable.

“Los pacientes que decidan tratarse con la hipnosis podrán obtener múltiples beneficios, como el aumento de la tolerancia, cambiar la percepción del cuerpo, transformar los miedos, tensiones, fantasías y expectativas en herramientas útiles al proceso del alivio”.

NO. Se trata de un mito socialmente extendido hasta el punto, que los viejos espectáculos de hipnosis basaban su escenografía en este asunto de la dominación, y es también tema preferido de los medios de comunicación, a los que siempre fascinó el atracador que hipnotizaba a la bella cajera, para llevarse toda la recaudación. Todo ello supone la esencia más pura de la novela rosa y la mitología social respecto a la hipnosis. Obviamente NO ES ASÍ EN ABSOLUTO.

 La  verdadera realidad de la hipnosis. Al no producirse "PÉRDIDA" ni "ALTERACIÓN" alguna de la consciencia en ningún momento, sino una "FOCALIZACIÓN ATENCIONAL", el individuo posee una capacidad absoluta de control sobre sus actos, en todo momento, y jamás accedería a nada sobre lo que no consintiese.

A través de la hipnosis se persigue reducir o aliviar aquellas conductas o actitudes que afectan a nuestra salud emocional y física. Entre otros, la hipnosis es una técnica que se puede utilizar para el tratamiento de:

Fobias (agorafobia, fobia social…)

Traumas

Episodios de depresión

Miedos y pesadillas

Terrores nocturnos

Timidez

Problemas de comunicación

Problemas sexuales

Ansiedad

Trastornos alimentarios (anorexia, bulimia)

Baja autoestima

Dolor de cabeza

Estrés y estrés postraumático

Nerviosismo

Tics nerviosos

Problemas de insomnio

Enuresis nocturna 

 Adicciones (tabaco, alcohol, ludopatía, drogas…)

Aquí te dejamos algunas recomendaciones que pueden ayudarte hasta que pueda asistir a nuestra consulta:

Nunca le digas que solo depende de él o ella:

Con aquello contribuyes a que se sienta que no es capaz y generas mayor inseguridad,  ya que lo que más quiere es vivir en paz.

Un pequeño paso es el inicio de un gran viaje:

Una pequeña caminata permitirá combatir el agotamiento, debido a que el organismo empieza  a remover la acidosis muscular.