sana tu niño interior

SANA TU NIÑO INTERIOR

Todo el mundo tiene un niño interior. Tu niño interior eres Tú, pero no consiste en otro tipo de personalidad infantil a la que te has aferrado todos estos años. Es tu mente subconsciente. 

Es aquel que tiene todos esos recuerdos y emociones reprimidos de tu infancia que resurgen en ciertas ocasiones. Sanar a tu niño interior es esencial para el bienestar y el crecimiento. Trabajar en nuestro niño interior, nos permite resolver traumas pasados. Aun cuando esto signifique “esfuerzo”.

El trabajo del niño interior (también conocido como terapia de reparentalización o curación del adolescente interior), implica curar traumas infantiles no procesados, que nos afectan hasta la edad adulta, lo cual no es nada fácil. Entonces, cuando te esfuerzas por abordar las emociones y las necesidades no satisfechas de tu niño interior, ya sea por tu cuenta o con la ayuda de un terapeuta, es motivador ver y experimentar el progreso para sentir que está funcionando.

Para entender un poco más el proceso de sanación del niño interior, es necesario tomar en cuenta a varios estudios de la Asociación Estadounidense de Psicología, los mismos que han encontrado que las relaciones entre los padres y/o cuidadores y los pacientes que: son cálidos, abiertos, comunicativos, saben establecer límites apropiados y proporcionar razonamiento para las reglas de comportamiento. 

Son aquellos que se asocian con una mayor autoestima, un mejor desempeño en la escuela y menos resultados negativos, como depresión o consumo de sustancias ilícitas.

Las relaciones con los progenitores / cuidadores tienen un gran impacto en el desarrollo de una adecuada salud social, cognitiva, emocional y mental. ¿Qué sucede cuando un niño no recibe una relación de apoyo de un cuidador? Una necesidad infantil no satisfecha de amor incondicional y seguridad es lo que más impulsa a su niño interior. 

Está más moldeado por los primeros años de su vida con los cuidadores que lo rodean en ese momento. Hay factores desencadenantes, respuestas al trauma y prácticas de autoprotección que pueden estar en juego si se provoca a su niño interior.

Pongamos un ejemplo, si “Poli” acude a su esposo para que la “valide” y un día él está demasiado ocupado para hacerle un cumplido, es posible que se sienta ignorada y no escuchada. Su niño interior que anhela atención puede activarse. Poli luego comienza una pelea por algo aparentemente pequeño pero grande para ella. Se siente rechazada incluso si su esposo no tenía esa intención. Tal reacción ocurre a menudo cuando se activa el niño interior. Surge la ira como emoción secundaria.

Revives los sentimientos de abandono incluso si ahora estás en una relación más saludable. La intimidad puede ser más difícil de dominar debido a la proyección del dolor pasado. Estos desencadenantes también pueden ser simplemente estar abrumado o estresado o sentir que nadie te aprecia. Los desencadenantes son diferentes para cada persona.

Las respuestas al trauma también pueden aparecer de las siguientes maneras: No pedir ayuda, evitación, decir «estoy bien» cuando claramente no lo estás, sentirse como una carga.

Sus prácticas de autoprotección pueden estar en el perfeccionismo, complacer a las personas o hambre de poder, así como más. Hay muchas maneras en que esto puede manifestarse. Intenta compensar en exceso el abandono que una vez experimentó cuando era niño. Sientes que no eres suficiente tal como eres, así que te esfuerzas aún más. La represión no ayuda a la situación. Tu niño interior encontrará una salida. 

Puede manifestarse en ansiedad, depresión, trastorno de estrés postraumático, desregulación emocional, impulsividad, arrebatos, dificultad para funcionar y aislamiento de los demás. Si lo ignoras, simplemente se vuelve más fuerte. A menudo está tratando de decirte que algo anda mal. A continuación, veremos algunas formas en las que estamos sanando a nuestro niño interior.

  1. Tienes más curiosidad por ti mismo

En lugar de simplemente creer que eres quién eres, se dice que una de las primeras señales de que estás sanando a tu niño interior es que comienzas a cuestionar por qué respondes de maneras específicas, cuestionas tus patrones de pensamiento y piensas en las raíces de tus emociones. Gracias a esta curiosidad, comienzas a comprender que esos patrones son respuestas condicionadas de tu vida temprana y ya no son necesarios.

  1. Puedes identificar las heridas centrales de la infancia detrás de los factores desencadenantes

Ser más curioso acerca de ciertos tipos de patrones de comportamiento, también incluye identificar las heridas centrales de la infancia detrás de sus factores desencadenantes. Un desencadenante es cualquier experiencia, recuerdo, persona o lugar que provoca una intensa activación emocional. Se conoce que algunos de los desencadenantes que experimentamos como adultos tienen raíces profundas en experiencias dolorosas de la infancia, de allí las heridas de la infancia y su importancia.

Por ejemplo, la hipersensibilidad al rechazo en la edad adulta puede estar relacionada con que uno de los padres no se interesó por usted cuando era niño. Usualmente, el vínculo entre la experiencia infantil y el desencadenante no es fácil de identificar. Una vez que se ha establecido la conexión, es más fácil comprender y satisfacer las necesidades de tu niño interior para curar las heridas.

  1. Sanas cuando satisfaces las necesidades de tu niño interior

Si bien la conciencia de sus desencadenantes y heridas es una herramienta poderosa e importante en la curación del niño interior, Se sabe que es más eficaz cuando se combina con la adopción de medidas para satisfacer las necesidades de su niño interior. 

Entonces, si habitualmente te esfuerzas por satisfacer las necesidades de tu niño interior, eso es una señal de que se está curando. Y satisfacer las necesidades del niño interior, variará según la situación, pero puede parecer validación, tranquilidad, autoconsuelo, implementación de límites o identificación de expectativas.

  1. Haces tiempo para jugar

Ser adulto conlleva una larga lista de responsabilidades, y la realidad es que a veces el juego queda en un segundo plano. Sin embargo, hacer tiempo para jugar es una señal de que estás sanando a tu niño interior porque permite una auténtica autoexpresión. 

Es de vital importancia permitirse este tiempo y espacio ya que más allá de los ejercicios profundos que se realizan, esto puede traer a la luz cualquier actividad que uno disfrutaba de niño, como pasar la tarde en el parque, montar bicicleta o simplemente colorear.

  1. Te sientes motivado para buscar cosas nuevas

El sentirse libre y el experimentar menos dificultades en áreas que solían ser peculiarmente retadoras, es un indicador de que se ha trabajado con el niño interior por un tiempo considerable. Este nuevo sentido de liberación puede hacer que te sientas abierto a buscar nuevas experiencias, como conocer nuevas amistades, generar nuevas pasiones, alcanzar metas o “buscar” el amor. 

Esto se debe a que las necesidades del niño interior son diferentes de las necesidades del adulto. Por ejemplo, su niño interior puede haber deseado relaciones altamente dependientes, pero a medida que su niño interior sana, las relaciones equilibradas se vuelven más deseables y, por lo tanto, se siente más motivado para buscarlas. Es decir, hay que salir de la zona de confort.

  1. Notas diferencias en tus relaciones

Aunque el trabajar en el niño interior es profundamente personal, las consecuencias también pueden verse reflejadas en sus relaciones. Específicamente, la forma en que interactúas con otras personas va a cambiar, por ejemplo, siendo menos reactivo, comunicándose de manera más efectiva y siendo más intencional sobre las relaciones que se busca.

  1. Presentarás cambios de humor y ansiedad menos abruptos

Con el tiempo, el trabajo realizado en el niño interior puede llevar a experimentar cambios de humor menos abruptos. Tu estado de ánimo, por supuesto, cambiará porque, bueno, la vida es un constante altibajo, pero esas fluctuaciones no serán tan extremas como lo eran antes. Esto significa que paulatinamente sentirás menos ansiedad y con el tiempo, te sentirás más tranquilo; lo que representa excelentes beneficios para tu salud, como mejorar el sueño y disminuir la temida ansiedad social.

  1. Comprendes que la curación es un proceso continuo

Finalmente, un buen indicador de que estás sanando a tu niño interior es la aceptación de la curación como un paseo “lleno de montañas rusas», siendo así, es necesario entender que aún habrá momentos en los que te sientas afligido y necesites más amor y apoyo que en ciertas circunstancias. A pesar de ello, eso no significa que debas verte como un proyecto interminable que necesita «arreglos». Si no, como un viaje de aprendizaje de por vida. Así, cuando hemos logrado una relación sana con nuestro niño interior, somos capaces de reducir la hiperconciencia y aumentamos la autoaceptación.

 

Conclusión

Eventualmente, abrazarás a tu niño interior como una parte inolvidable de ti. Entendiendo que las cosas no fueron tu culpa. Tenías que sobrevivir con los nudillos blancos y otras formas de forzar al niño interior. Pero ahora puedes dejar que busque refugio. La curación no es algo de la noche a la mañana. Es humano tener que revisar a veces ciertos temas. Puedes concentrarte en él poco a poco. No tienes que resolver todos tus traumas infantiles de una sola vez. Pero tu niño interior te agradecerá que finalmente lo dejes salir a la luz.s

Biliografía:

Lendoiro, G. (2021, 12 noviembre). Como sanar nuestro niño interior para ser mejores padres. El Paí­s. https://elpais.com/mamas-papas/2021-11-12/como-sanar-nuestro-nino-interior-para-ser-mejores-padres.html

México, E. S. de. (2022, 29 abril). Te decimos cómo sanar a tu niño interior y liberarte de los complejos. El Sol de México | Noticias, Deportes, Gossip, Columnas. https://www.elsoldemexico.com.mx/circulos/te-decimos-como-sanar-a-tu-nino-interior-y-liberarte-de-los-complejos-8209529.html

Aldana, J. (2018, 28 junio). La importancia de sanar nuestro niño interior. https://www.pedagogiasana.com/blog/13-crecimiento-personal/128-la-importancia-de-sanar-nuestro-nino-interior

 

Agendar cita...
1
Agendar Cita?
Edwin Javier | Clínica de Hipnosis
¿Quieres agendar tu cita de evaluación inicial?