Trastornos alimentarios:

El protocolo de actuación de hipnosis clínica en los trastornos alimentarios considera reestructurar la esfera cognitiva como base para la modificación conductual. Los trastornos alimentarios de mayor incidencia  en los adolescentes y jóvenes son la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa.

Obesidad: la hipnosis introduce una sensación de saciedad ante cantidades cada vez más pequeñas de alimento, produciendo   Disminución del volumen del estómago, ante ingestas más pequeñas.  Dieta hipocalórica que produce reacción de auto-consumo de la propia grasa.  Se acompaña también de aversiones a las comidas fuera de horario, y refuerzos positivos.

“Mejora el autocontrol para evitar las compulsiones alimentarias y elementos asociativos de evitación hacia los episodios de ansiedad (muy frecuentes en los tratamientos para adelgazar y que suponen la pulsión a comer cualquier cosa para calmar la ansiedad).”

 Así mismo se introducen restructuraciones cognitiva y elementos comportamentales que involucren la producción de dopa- mina y endorfinas asociados a una actividad saludable que suponga consumo calórico.

“Todos los condicionamientos suelen instalarse de forma estable en la conducta impidiendo el indeseado efecto yo – yo en el peso, que produce alteraciones cardiovasculares y pérdidas de la flexibilidad en la piel, dando origen a las estrías y zonas celulíticas de grasa localizada que envejecen la imagen del paciente”.

Este protocolo de intervención clínica bajo hipnosis, está produciendo excelentes resultados en obesidades no tiroideas, observándose reducciones promedio de 5 kg. por mes de tejido adiposo en pacientes con una reacción adecuada a la terapia, controlándose con ayuda del especialista endocrino.

Post by treethemes

Comments are closed.